English Español العربية 简体中文 繁體中文 Filipino Français हिन्दी 한국어 اردو Tiếng Việt

Síntomas Característicos

La característica esencial del TDA/H es un modelo persistente de falta de atención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo. La falta de atención se manifiesta conductualmente en el TDA/H (AD/HD, por sus siglas en inglés) como si la persona deambulara sin hacer la tarea, careciera de persistencia, tuviera dificultad para mantener la concentración y estuviera desorganizada, sin deberse a la rebeldía o a la falta de comprensión.

La hiperactividad se refiere a la actividad motora excesiva cuando no es apropiada o a estar inquieto, tocar todo o hablar de forma excesiva. La impulsividad se refiere a las acciones precipitadas que ocurren en el momento sin premeditación y que tienen un alto potencial de dañar al individuo. Los comportamientos impulsivos pueden manifestarse como intrusion social y/o tomar decisiones importantes sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo.

Tipos de Trastorno por Déficit de Atención / Hiperactividad

El AD/HD se diagnostica en tres subtipos según el síntoma predominante.

1. AD/HD, PRESENTACIÓN PREDOMINANTEMENTE INATENTA

El AD/HD, Presentación Predominantemente Inatenta se caracteriza por seis (o más) síntomas de falta de atención (pero menos de seis síntomas de hiperactividad-impulsividad) que han persistido durante al menos seis meses. Los niños que no están atentos tienen dificultades para mantener su mente en una sola cosa y pueden aburrirse con una tarea después de solo unos minutos. Si están haciendo algo que realmente disfrutan, no tienen problemas para prestar atención. Pero concentrar la atención deliberada y consciente en organizar y completar una tarea o aprender algo nuevo es difícil.

2. AD/HD, PRESENTACIÓN PREDOMINANTEMENTE HIPERACTIVA

El AD/HD, Presentación Predominantemente Hiperactiva/Impulsiva, se caracteriza por seis (o más) síntomas de hiperactividad-impulsividad (pero menos de seis síntomas de falta de atención) que han persistido durante al menos seis meses. Los niños hiperactivos siempre parecen estar “en movimiento” o están constantemente en movimiento. Saltan por ahí tocando o jugando con lo que ven o hablan incesantemente. Sentarse quieto en la cena o durante una lección escolar o cuento puede ser una tarea difícil. Se retuercen y se mueven en sus asientos o vagan por la habitación. O pueden mover los pies, tocar todo o golpear ruidosamente el lápiz. Los adolescentes o adultos hiperactivos pueden sentirse internamente inquietos. A menudo informan que necesitan mantenerse ocupados y pueden tratar de hacer varias cosas a la vez. Los niños impulsivos parecen incapaces de frenar sus reacciones inmediatas o de pensar antes de actuar. A menudo hacen comentarios inapropiados, muestran sus emociones sin restricciones y actúan sin tener en cuenta las consecuencias posteriores de su conducta.

3. AD/HD, PRESENTACIÓN COMBINAD

El AD/HD, Presentación Combinada, se caracteriza por seis (o más) síntomas de falta de atención y seis (o más) síntomas de hiperactividad-impulsividad que han persistido durante al menos seis meses. La mayoría de los niños y adolescentes diagnosticados con AD/HD tienen el tipo combinado.

Prevalencia y Edad de Inicio

Las encuestas de población sugieren que el AD/HD se presenta en aproximadamente el 5% de los niños/as y adolescentes. Por lo general, el AD/HD se diagnostica por primera vez durante los años de la escuela primaria, aunque es posible que los niños/as con el tipo predominantemente inatento no lleguen a la atención clínica hasta la infancia tardía. Los niños tienen más del doble de probabilidades de ser diagnosticados con AD/HD que las niñas. Aunque comúnmente se piensa que el AD/HD es un trastorno que involucra a niños/as y adolescentes, los síntomas pueden persistir total o parcialmente en la adultez.

Tratamiento y Apoyo

Hay varias opciones de tratamiento tradicionales (por ejemplo, medicamentos, modificación de la conducta) y alternativas (por ejemplo, restricciones en la dieta) disponibles para el AD/HD. Lo importante es que usted determine cuál es el mejor para su hijo/a. En muchos casos, una combinación de varios tratamientos será más efectiva.

PSICOESTIMULANTES

Los medicamentos más utilizados para el tratamiento del AD/HD son:

  • Metilfenidato (por ejemplo, Ritalin, Concerta, Metadate, Focalin)
  • Anfetamina (por ejemplo, Adderall, Dexedrine)

Estos medicamentos están clasificados como estimulantes y han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) desde la década de 1950 para tratar problemas de comportamiento en los niños. Parece que funcionan al aumentar la actividad en áreas del cerebro que están subactivadas (por ejemplo, los lóbulos frontales) en niños con AD/HD. Este aumento en la activación cerebral causa una mejoría en la atención y reduce la impulsividad y la hiperactividad.

Desarrollando de un sistema justo de consecuencias
TERAPIA DE MODIFICACIÓN DE LA CONDUCTA

El objetivo de la modificación de la conducta es aumentar la frecuencia de las conductas positivas y disminuir la frecuencia de las conductas indeseables. Esto se logra al:

  • Identificar claramente un comportamiento a cambia
  • Establecer expectativas razonables (establecer una meta)
  • Desarrollar un sistema justo de consecuencias para el éxito y/o el fracaso
  • La aplicación coherente de estas normas

Los padres, maestros y terapeutas juegan un papel importante en ayudar al niño a aprender a comportarse apropiadamente. La modificación de la conducta es un método de tratamiento muy estructurado, intensivo y que requiere mucho tiempo.

Una Perspectiva Espiritual

¿Qué necesita más que nada el padre o madre que trata de cuidar a un niño con AD/HD? ¡Ánimos! Aquellos que se ocupan de niños con AD/HD y sus padres deben tener cuidado de no centrarse solo en la disciplina. Aunque ciertamente hay problemas difíciles que deben ser abordados con el niño, estos asuntos deben ser tratados con un espíritu de amor. Los padres deben sentirse animados en el Señor y se les debe mostrar a los hijos/as que Dios los ama incondicionalmente.