English Español العربية 简体中文 繁體中文 Filipino Français हिन्दी 한국어 اردو Tiếng Việt

Síntomas Característicos

La ansiedad es una respuesta cognitiva y fisiológica normal diseñada para llamar nuestra atención sobre la gravedad de un acontecimiento o situación y motivarnos a la acción. Los trastornos de ansiedad no son leves y breves, sino graves y crónicos. Los ataques de pánico, una ola de miedo y temor que consume, son una característica común de los trastornos de ansiedad.

Un ataque de pánico es una oleada repentina de miedo y ansiedad abrumadores que alcanza su punto máximo en cuestión de minutos. El DSM-5 enumera 13 síntomas potenciales de un ataque de pánico:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Sudoración
  • Temblor
  • Dificultad para respirar
  • Sensación de asfixia
  • Dolor en el pecho
  • Náusea
  • Mareos
  • Escalofríos o sensaciones de calor
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Sentimientos de irrealidad o despersonalización
  • Miedo a perder el control
  • Miedo a morir

Cuatro o más de estos síntomas deben estar presentes para que el episodio se considere un ataque de pánico. Un ataque de pánico puede ser una ocurrencia única en la vida de un individuo, pero muchas personas experimentan múltiples episodios.

Tipos de Trastornos de Ansiedad

TRASTORNO DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

El Trastorno de Ansiedad por Separaciónes un miedo o ansiedad inapropiados y excesivos con respecto a la separación del hogar o de aquellos a quienes el individuo está apegado. El miedo o la ansiedad es persistente y dura por lo menos cuatro semanas en niños y adolescentes y seis meses o más en adultos.

MUTISMO SELECTIVO

El mutismo selectivo es una incapacidad para hablar en algunos entornos sociales y con algunas personas durante al menos un mes. Un niño con mutismo selectivo puede hablar normalmente en casa o cuando está solo con sus padres, pero no puede hablar en absoluto o hablar más allá de un susurro en otros entornos sociales.

1. La vida de algunas personas se restringe hasta el punto de que llegan a evitar las actividades cotidianas....
FOBIA ESPECÍFICA

La Fobia Específicaes el miedo o la ansiedad extrema e irracional acerca de un objeto o situación específica. Las fobias específicas comúnmente se enfocan en animales, insectos, gérmenes, alturas, truenos, conducción, transporte público, vuelos, procedimientos dentales o médicos y elevadores.

TRASTORNO DE ANSIEDAD SOCIAL

El Trastorno de Ansiedad Social es un marcado temor o ansiedad por las situaciones sociales en las cuales el individuo está expuesto a un posible escrutinio o juicio por parte de otros. El miedo o la ansiedad causa una angustia clínicamente significativa que dura seis meses o más.

TRASTORNO DE PÁNICO

El Trastorno de Pánico es un ataque de pánico recurrente que aparece repentinamente y sin previo aviso. Las personas con trastorno de pánico a menudo desarrollan ansiedad intensa entre episodios, preocupándose por cuándo y dónde ocurrirá el próximo ataque de pánico. La vida de algunas personas se restringe hasta el punto de que evitan incluso las actividades cotidianas como conducir o ir a la tienda.

AGORAFOBIA

La agorafobia se caracteriza por evitar situaciones o lugares en los que se cree que puede ser difícil escapar o que no hay ayuda disponible en caso de un ataque de pánico u otros síntomas incapacitantes o embarazosos.

TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA (GAD)

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (GAD, por sus siglas en inglés) es ansiedad y preocupación excesiva, aunque hay poco o nada que lo provoque. La ansiedad es lo suficientemente severa como para afectar la capacidad del individuo para funcionar en su vida diaria. La persona a menudo reconocerá que su ansiedad es más intensa de lo que la situación justifica, sin embargo, puede tener dificultad para controlar estos pensamientos y sentimientos. Con el GAD, la ansiedad suele ir acompañada de síntomas físicos como fatiga, insomnio, dolor de cabeza, tensión muscular, sudoración, falta de aliento, irritabilidad y sofocos.

Prevalencia y Edad de Inicio

Los trastornos de ansiedad son la enfermedad mental más común en los Estados Unidos, afectando aproximadamente a 40 millones de adultos (18% de la población). Las mujeres tienen el doble de probabilidades de ser diagnosticadas con un trastorno de ansiedad que los hombres. La edad de inicio del mutismo selectivo es generalmente antes de los 5 años, mientras que el trastorno de ansiedad por separación, la fobia específica y el trastorno de ansiedad social generalmente se manifiestan por primera vez en la infancia tardía. La edad común de aparición del trastorno de pánico y la agorafobia es a principios de la edad adulta, mientras que el trastorno de ansiedad generalizada tiene la aparición más tardía de los trastornos de ansiedad, alrededor de los 30 años. Las personas con trastornos de ansiedad tienen un alto riesgo de sufrir afecciones coexistentes, como depresión y abuso de sustancias.

Tratamiento y Apoyo

ANSIOLÍTICOS

Los medicamentos ansiolíticos (que alivian la ansiedad) están disponibles para que los profesionales de la salud los prescriban. El efecto secundario más común de estos medicamentos es la somnolencia diurna o lo que algunos han descrito como una “sensación de resaca”. Las benzodiacepinas reducen la ansiedad al aumentar la actividad del neurotransmisor GABA. Debido al riesgo de dependencia, las personas con problemas de abuso de sustancias no son buenos candidatos para el tratamiento con benzodiazepinas.

La buspirona (BuSpar) es un agente ansiolítico único que ha demostrado ser eficaz en el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada. Aunque se desconoce el mecanismo exacto de acción de la buspirona, sus efectos ansiolíticos son el resultado de los cambios producidos en el sistema neurotransmisor de la serotonina. Los efectos secundarios comunes incluyen mareos, somnolencia y náuseas. A diferencia de las benzodiacepinas, la buspirona no es adictiva y debe tomarse durante al menos dos semanas para contrarrestar los síntomas de ansiedad.

ANTIDEPRESIVOS

Debido a los riesgos adictivos asociados con las benzodiacepinas, los medicamentos antidepresivos, en particular los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés), se están utilizando cada vez más como el tratamiento inicial para los trastornos de ansiedad. Ejemplos de SSRI incluyen Prozac, Zoloft, Paxil y Celexa.

Como se mencionó anteriormente, estos medicamentos funcionan específicamente para aumentar los niveles de serotonina en el cerebro. Los medicamentos más antiguos, como los antidepresivos tricíclicos (p. ej., Anafranil) y los inhibidores de la monoaminooxidasa (p. ej., Nardil) que afectan a una gama más amplia de neurotransmisores también se recetan para los trastornos de ansiedad. Se ha demostrado que estos medicamentos son tan eficaces como los SSRI para tratar los trastornos de ansiedad, pero debido a que los efectos secundarios de estos medicamentos pueden ser graves, la mayoría de los médicos y pacientes prefieren los SSRI.

PSICOTERAPIA

The psychotherapeutic approach shown to be most effective in treating anxiety disorders is cognitive-behavioral therapy (CBT). CBT reduces anxiety by eliminating beliefs and behaviors that maintain the disorder. To be effective, the therapy must be specific to the individual’s anxieties. For example, an individual with a specific phobia who is fearful of dirt and germs may be encouraged to actually get his or her hands dirty during a session. As anxiety builds because of the “contamination,” the therapist works with the patient to develop skills for managing the physical sensations and negative thoughts. Over a number of sessions, the therapist might encourage the person to wait for increasingly longer periods of time before washing. Treatment usually lasts from twelve to twenty weeks.

Una Perspectiva Espiritual

¡Los trastornos de ansiedad son trastornos cerebrales! El pánico abrumador descrito por David en el Salmo 55 no es el mismo que los niveles normales de inquietud y preocupación de los que Jesús habla en el Sermón de la Montaña (Mateo 6:25-34) y los apóstoles Pablo (Filipenses 4:6) y Pedro (1 Pedro 5:7) mencionan en sus epístolas. Como Cuerpo de Cristo debemos ser conscientes de que la gran verdad que la Biblia nos enseña acerca de la ansiedad es que cuando luchamos, Dios está presente (Salmo 94:19), cuidando de nuestras necesidades y proveyendo la gracia necesaria para perseverar en un mundo caído.